Ilustrar o no ilustrar, esa es la cuestión

Desde pequeña me encantó dibujar, ilustrar, pintar, o como quieras llamarlo. Podía quedarme horas delante de mi blog dibujando todo tipo de historietas, o simplemente garabateando y dejando fluir mi imaginación.

Más tarde, entraron en mi vida los ordenadores, lo cual me hizo experimentar con Microsoft Paint…y la verdad es que no se daba nada mal dado lo rudimentario de la herramienta (en los 90 poco más podría estar al alcance de un niño-adolescente medio). Recuerdo reproducir viñetas casi exactas a las de «Motel Spaguetti» (véase imagen) que sacaba, si mal no recuerdo, de los periódicos gratuitos que encontraba en los bares de Malasaña (pudiera ser MondoSonoro, pero como no estoy segura, mejor no lo apunto ;)).

La verdad, no sé qué me llevó a dejar de dibujar durante casi una década, al igual que no sé qué es lo que me llevó a retomarlo, pero a principios de la década de 2010, comencé a colaborar con el blog-web (o web-blog) de música independiente «El perfil de la Tostada», donde unos amigos me dieron la oportunidad de colaborar y comenzar de nuevo en esto de la ilustración.

Ello me llevó a interesarme aún más si cabe por el mundo de la ilustración y continuar recibiendo clases en Esdip Madrid y más tarde con el ilustrador René Merino.

Y ahora, heme aquí, abriéndome paso en este mundo tan difícil, y compaginándolo haciendo malabarismos con mi otra pasión, el diseño gráfico. Aquí dejo una muestra de mis últimos dibujos/ilustraciones/pinturas, que espero que os gusten.

Y como diría John Lennon: «You may say I’m a dreamer, but I’m not the only one» así que, sigue soñando hasta que tu sueño se convierta en realidad 🙂

Deja un comentario